0
top

¿Quién necesita a quién? se hace imprescindible ver las relaciones cliente/proveedor de igual a igual

“Fomentar un “win/win” para dejar de vernos como “contrarios”. Hoy te necesito yo a ti, y mañana tú me necesitarás a mí.”

Siguiendo con esta colección de artículos, hoy planteamos la relación que existe entre cliente y proveedor.

En los últimos 10 años y de la mano de la crisis, se ha establecido una relación entre cliente y proveedor totalmente desigual.

Es el cliente quien la domina el escenario desde un punto de vista de superioridad. Al cliente le llueven las ofertas; mucho vendedor y poco comprador.

Seguramente, esto ha provocado un hartazgo por parte de los compradores que se ven invadidos cada día por una infinidad de ofertas.

Hartazgo que viene dado muchas veces por la mala e invasiva praxis de ofertas de muchos vendedores que no respetan el mínimo código ético/emocional comercial y que dañan a los que proceden de manera correcta y cumpliendo con toda la ley vigente LOPD y los complementos de la RGPD.

Pero aun cuando se cumplen las pautas y el bien hacer en la comunicación comercial entre proveedor y cliente, existe una relación de desigualdad que merece la pena considerar.

Las empresas suelen tener un departamento de “compras” donde la responsabilidad de los profesionales que están a la cabeza tiene como misión, por un lado abastecer a la empresa de aquellos recursos necesarios para desarrollar la actividad comercial de la misma sirviéndose de sus proveedores habituales, y por otro lado estar en constante captación de otros proveedores futuribles.

La empresa no puede depender para su funcionamiento de un solo proveedor, que por diversas circunstancias podría dejar de servir a su cliente con el consiguiente caos.

Visto desde este punto de vista, el encargado de compras no sólo compra, sino que investiga y necesita recibir nuevas ofertas de nuevos proveedores para ir creando su fichero de abastecimiento y así prever futuras incidencias o necesidades.

Las empresas necesitan a sus proveedores; el proveedor necesita a sus clientes… entonces… ¿quién necesita a quién?

Buenas prácticas de “atención al proveedor”:

Cuando estés en la posición de “cliente” y quieras cuidar de tus proveedores (activos o futuribles), hazle sentir útil y necesario. Recibe de buen agrado sus propuestas y hazle saber que las guardas para posibles oportunidades futuras.

Muestra respeto a tus proveedores.